EA Campus 2013: reflexiones de una tester

070312042943_foto_1

Hace unos días me enteré de que ya se ha puesto en marcha la nueva edición del EA Campus, el programa de formación de testers lingüísticos que organiza Electronic Arts y la Fundación Universidad Empresa, y no pude evitar rememorar la edición del año pasado. Yo fui, junto con mi compañera Marta, una de las afortunadas cuarenta personas que tuvimos la oportunidad de vivir esta experiencia. ¡Y qué experiencia! Creo que el Campus fue una de las mejores cosas que me pasaron este 2012.

Aún recuerdo la alegría que me llevé cuando me llamaron para decirme que había sido seleccionada para participar en el Campus. Increíble. Allí estaba yo, en aquel edificio enorme y verde, preparada para lo que fuese junto con otras treinta y nueve personas que estaban allí para lo mismo: absorber absolutamente todo lo que nos mostraran. Los dos meses se me pasaron volando; hicimos prácticas, dimos teoría, aprendimos los entresijos del sector y pasamos los viernes aprendiendo a trabajar en equipo y escuchar a los demás. Conocí mucha gente de muchos sitios distintos e hice muy buenos amigos.

ea-campus

¿Lo mejor? Que tras pasar el examen y aprobar el Campus conseguí un trabajo de tester en EA junto a otros muchos de mis amigos y compañeros. Una experiencia invaluable que a día de hoy pienso me ha ayudado a abrir muchas puertas. Una manera ideal de meter la cabeza en esta industria a veces tan hermética.

¿Lo peor? Como todo en esta vida, nada es perfecto. A veces la organización era un poco desastrosa y nunca sabíamos a ciencia cierta lo que íbamos a hacer cada día. Por motivos de seguridad nunca podíamos sacar los materiales y eso hacía algo tedioso el estudio. Y por supuesto, el tema del trabajo. La incertidumbre de saber si tendríamos una oportunidad o no. El tiempo. El contrato. ¿Dónde? ¿Cuándo? Y claro, el trabajo de tester es bastante desagradecido porque lleva implícito un término igual de desagradecido: que es temporal.

Aún así, todos y cada uno de los días que pasé allí fueron irrepetibles y si hoy pudiera, volvería a inscribirme y a repetir la experiencia.

Así que, desde mi humilde opinión, os animo a inscribiros y optar a la oportunidad de vivir esta experiencia. No todos los días se organizan eventos como éste, y creo que el EA Campus, si no es perfecto, se acerca mucho a lo que otras empresas deberían hacer: ayudar, formar e ilusionar.

¿Os he convencido? Entonces podéis inscribiros para la edición de este año en este link. ¡Ojo, sólo hasta el 15 de marzo!

ea-logo

Anuncios