Consejos básicos para mantener el lenguaje en forma

Es increíble la capacidad que tiene nuestro cerebro para absorber conocimientos como una esponja y después, cuando menos te lo esperas, olvidarlos. ¿Nunca os ha pasado que estáis traduciendo y sabéis que hay una palabra o expresión que viene que ni pintada pero la tenéis en la punta de la lengua y no termina de salir? ¿O que estáis escribiendo y de la nada empezáis a tener dudas sobre cosas que pensabais que teníais dominadas?

El cerebro está vivo y, como tal, hay que alimentarlo y entrenarlo. En esta entrada me gustaría haceros algunas recomendaciones sencillas y divertidas que os vendrán muy bien para entrenar vuestro cerebro lingüísticamente hablando, seguir enriqueciendo vuestro vocabulario y preservar lo que ya sabéis. Son recomendaciones que ya se han hecho y repetido hasta la saciedad, pero no está mal recordarlas de vez en cuando.

  • Leed todo lo que caiga en vuestras manos: Da igual el género, el número de páginas o el autor. La asiduidad a la lectura agilizará vuestra mente, mejorará vuestra capacidad de compresión, vuestra velocidad lectora y, además, os ayudará a grabar a fuego ciertas estructuras y reglas ortográficas. Otra ventaja que tiene es que podéis aprender mucho vocabulario nuevo, lo cual es de agradecer, nunca se sabe cuándo os puede ser de utilidad. También, si os animáis a leer cualquier cosa en otro idioma, aprenderéis muchos términos nuevos y seréis capaces de distinguir las diferencias entre las reglas de esa lengua y del español. Libros como los de Canción de Hielo y Fuego o La Torre Oscura, entre otros, vienen estupendamente para este tipo de cosas

Series como Boardwalk Empire o The Wire son buenas para aprender slang

  • Ved series, películas, dibujos… en versión original: Si queréis utilizar subtítulos ya depende de vosotros, está igual de bien de una forma como de la otra. Os sorprenderéis de la cantidad ingente de vocabulario que podréis aprender; tan sólo pondré como ejemplo todas las series de gánsters y pandilleros que hay, como Boardwalk Empire o The Wire, y la consecuente cantidad de slang que podéis llegar a añadir a vuestro almacén de palabras. Todo esto sin tener en cuenta que nos ayudará a mejorar nuestra capacidad auditiva y nos permitirá identificar mejor los acentos y otras particularidades del habla.
  • ¿Os gusta la localización? ¡Pues jugad a videojuegos!: Considero que esto es algo fundamental si os vais a dedicar al sector de la localización y creo que no basta con leer revistas o asistir a coloquios: tenéis que empaparos de ello. Jugad a todo lo que podáis, da igual el género o la plataforma, conoced los términos más habituales, los requisitos de las compañías, las soluciones que han dado otros traductores… de esta forma cuando vayáis a poneros manos a la obra descubriréis que algunas cosas os salen solas. Tampoco digo que os paséis horas pegados a una pantalla, pero siempre se puede sacar algo de tiempo para mover un poco los pulgares.
  • No hay mejor forma de entrenar el lenguaje que escribiendo: Poned en práctica todo lo que habéis aprendido en los pasos anteriores. Escribir es una práctica saludable que ayuda a poner en orden tus estructuras lingüísticas y a pulir aquello con lo que no estáis contentos, además de grabar a fuego ciertas palabras o estructuras y desarrollar vuestra capacidad creativa. Es algo muy sencillo, no requiere demasiado tiempo, es relajante y podéis hacerlo donde y como queráis. ¿Tenéis algún hobby y os encantaría hablar de él y comentarlo con otros aficionados? Hacer un blog sobre ello es una gran idea. Hay muchas páginas que os permiten crear vuestro propio blog y personalizarlo a vuestro gusto: Blogger, WordPress, Livejournal… y todos (o la mayoría) tienen apps para el móvil, así que no hay excusa posible. Incluso, si os gusta escribir historias, hay lugares como Fanfiction o Archive of our Own donde podéis subir vuestro trabajo y compartirlo con los demás. Por poner un ejemplo particular, aparte de este blog, tengo uno más personal en Livejournal en el que llevo escribiendo años y gracias al cual he conocido a muchísimas personas de todo el mundo.

Sencillo, ¿verdad? No hay una forma mejor de entrenar nuestros conocimientos lingüísticos y aprender cosas nuevas de una manera divertida.

Y vosotros, ¿qué recomendaciones hacéis? ¿Conocéis algún sitio, alguna serie o libro que os haya ayudado en este sentido?

Espero que estas sencillas recomendaciones os hayan servido de utilidad. ¡Nos vemos en la próxima entrada!

Anuncios

Los básicos: Ergonomía para traductores

Hace un par de semanas tuve el placer de asistir, virtualmente, a una charla sobre ergonomía para traductores organizada por la APTIC e impartida por Gabriel Álvarez. En ella se dieron muy buenos consejos teóricos para todos aquellos que pasamos el día sentados delante de una pantalla, y lo mejor de todo es que la charla se complementó con una sesión práctica el día 8 de febrero en la misma sede.

No puedo evitar querer compartir con vosotros toda la información pero, como este material lo ha trabajado y preparado otra persona, solo daré unas pautas generales para que podáis satisfacer las necesidades básicas en lo que al espacio de trabajo se refiere.

Antes de empezar, me gustaría remarcar un aspecto muy importante:

LOS ORDENADORES PORTÁTILES SON ANTIERGONÓMICOS

No están hechos para ser usados más de 2h seguidas

ErgonomíaLA SILLA

  • Debe contar con un respaldo reclinable.
  • Debería poder regularse la altura en la zona lumbar precisamente porque no todos medimos lo mismo.

CÓMO SENTARSE

  • La base de la silla (donde nos sentamos, literalmente) tiene que estar a la altura de las rodillas para que éstas hagan una curva de 90º con respecto al suelo.

LA MESA

  • La altura de la mesa debe quedar a la altura de los codos cuando, estando sentados, dejamos caer los brazos. Esto es especialmente difícil cuando se trabaja con escritorios prefabricados, es decir, que no se pueden regular.
  • Se aprovecha mucho más espacio con mesas en forma de L o de V.

LA PANTALLA

  • Debe estar en línea recta con respecto a la cabeza, o lo que es lo mismo, la parte superior de la pantalla debe quedar a la altura de nuestros ojos.
  • Mantener una distancia de dos palmos es más que suficiente para gente que trabaja con MS Office y un tamaño de letra normal (para otros, como los delineantes, la cosa cambia).
  • Graduar la luz de la pantalla. Para esto mi recomendación personal es Flux.

Ergonomía del ratón

EL TECLADO Y EL RATÓN

  • El ratón se tiene que adaptar a la curvatura de la mano. Nada de ratones portátiles (demasiado pequeños) ni con formas divertidas (nada ergonómicos).
  • Debemos poder apoyar 10 cm de muñeca en la mesa sin que levante, lo que se traduce en que no debería caber un rotulador en el hueco que queda entre la mano y la mesa cuando tenemos las manos apoyadas en el teclado.

Y eso es todo lo que os puedo contar. En la presentación se trataron muchos otros temas, pero espero que con este aperitivo os pique el gusanillo y el interés dé lugar a una tercera edición de la charla.