0

¡Nos mudamos!

Hola, lectores:

Por fin, después de varios meses preparando nuestra nueva página web, podemos anunciar oficialmente que nos mudamos. A partir de ahora podréis encontrarnos en www.madwords.es.

Además, hemos trasladado nuestro blog a la nueva página web, por lo que si queréis estar al día de nuestra actualizaciones sólo tenéis que visitar este enlace.

Entre otras novedades, cambiamos de correo electrónico; ahora podéis contactar con nosotras en info@madwords.es. También estrenamos una flamante sección con nuestro portfolio y la página de MadWords en LinkedIn.

Esperamos veros por nuestro nuevo sitio muy pronto.

¡Un saludo!

3

El doblaje de videojuegos: un tema controvertido

GTA V-2

Parece que estos últimos días ha habido bastante revuelo en relación con el doblaje (más bien el no doblaje) de GTA V, el último éxito de ventas de Rockstar. Fue al leer este artículo que Alberto Lloret publicó hace unos días en su blog que decidí hacer una entrada sobre el siempre polémico tema del doblaje, esta vez en los videojuegos. Me gustaría decir que yo soy de esas que disfrutan escuchando y viendo las cosas en versión original con unos buenos subtítulos, pero antes de que se me echen encima los defensores del doblaje y me dejen hecha un guiñapo, (¡todavía me queda mucho por vivir, piedad!), voy a intentar explicar por qué en ocasiones el doblaje ya no es sólo innecesario sino que puede llegar a empobrecer una experiencia videojueguil.

Algunos de los juegos que podemos encontrar hoy día en las tiendas están muy relacionados con los aspectos culturales, los estilos de vida o con las características propias de un país en concreto. Un ejemplo de esto serían la gran mayoría (si no todos) los juegos de Rockstar, como GTA, Red Dead Redemption o L.A. Noire, juegos con los que esta compañía se ha propuesto resucitar para nosotros momentos tan vinculados a su cultura como las películas del salvaje oeste, el cine negro o el mundo de las pandillas. Parte de esa cultura nos llega a través del lenguaje, en este caso el inglés, mediante expresiones, jerga o diversos acentos que nos acercan más a estas realidades. Entonces, dirán algunos, si en este caso el juego se tiene que quedar en inglés, si jugáramos a un juego de samuráis, ¿tendría que estar en japonés? Sería lo mejor, porque dudo bastante que hablaran inglés y mucho menos español en su época. Juegos como Street Fighter IV o la saga Tekken te permiten elegir escuchar a los luchadores tanto en inglés como en japonés dependiendo de su procedencia… aunque este método tiene lagunas, ya que muchos personajes vienen de Corea, Suecia, Alemania, Rusia… y por supuesto no hablan ninguno de estos idiomas.

También hay juegos en los que se ha desarrollado una estrecha relación entre el actor de doblaje y el personaje al que interpreta. Sagas como Resident Evil, Assassin’s Creed, Mass Effect o Metal Gear Solid siempre han contado con las mismas voces (o al menos lo han intentado) para que hubiese un sentido de continuidad en ellas, y estos actores han llegado compartir sensaciones y experiencias con sus personajes de una forma nunca antes vista. La líneas de diálogo de estos personajes se idean y escriben con sus actores de doblaje en mente y opino sólo ellos pueden expresar con acierto cada una de las situaciones descritas en el guión. Un doblaje en cualquier otro idioma arruinaría esta relación casi simbiótica entre actor y personaje y restaría credibilidad a la experiencia del gamer (y de la gamera, ya puestos).

Gamera, el enemigo de Godzilla de toda la vida.

Para terminar, me gustaría mencionar el sangrante caso de Beyond: Two Souls (me niego a llamarlo Dos almas >.<). Creo que es una muy mala decisión el haber doblado al español un juego en el que varios actores (en este caso, Ellen Page y Willem Dafoe, entre otros muchos) no sólo han puesto en él sus caras y dotes interpretativas sino que también han aportado sus voces para crear un producto final de calidad y una historia creíble. Eliminar sus voces de un plumazo y sustituirlas por otras empobrece indefectiblemente la experiencia de los jugadores, por muy buenos que sean los nuevos actores y, en cierto modo, ningunea el brillante trabajo de Page y compañía.

¡Y ojo! No estoy diciendo que no haya doblajes buenos en español: God of War, Uncharted, Batman Arkham Asylum, etc. han demostrado la alta calidad a la que se puede llegar con un doblaje en español. Pero claro, ninguno de estos juegos estaría dentro de los grupos que he descrito antes, por lo que doblarlos no sería a mi entender «tan grave». Por desgracia, hay ejemplos de lo contrario, como en todas las buenas familias (y no pienso mencionar cierto juego de piratas).

En ocasiones, los doblajes que se realizan en nuestro país se dan con unas condiciones de trabajo poco propicias y muchas veces los actores no cuentan con ningún tipo de contexto sobre lo que van a doblar. No hay más que escuchar las palabras de Tito Valverde sobre el doblaje de Heavy Rain para darnos cuenta de esta realidad. Si a esto le sumamos lo común que es contratar a actores famosos para prestar su voz a ciertos juegos como aliciente para las ventas sin que muchos de ellos tengan demasiada experiencia en esto del doblaje, no es raro que nos acabemos encontrando con cosas como la participación de Imanol Arias en Battlefield 4. Sin desperdicio, oiga.

Si analizamos el asunto un poco más en profundidad, nos daremos también cuenta de que en español no le damos mucha importancia al tema de los acentos. Aquí se habla español como dios manda. Por eso, personajes rusos, chinos, árabes, etc. se quedan sin esos acentillos falsos que le dan vida a un doblaje. Uno de los casos que recuerdo es el de Metal Gear Solid: que sí, que el doblaje en español estaba muy bien y marcó un hito en la historia del doblaje en este país, pero que los personajes en la versión inglesa hablaran con acento británico, chino, ruso, etc. y aquí todos hablaran castellano perfectamente, pues como que no.

Pero eh, que también los hay malos en inglés, como las «perlas» que teníamos que escuchar durante la época de PSX y PS2. ¿O quién no recuerda el famosos «I hope this is not Chris’s blood» del primer Resident Evil? ¡Cómo nos sangraban los oídos!

Desde mi punto de vista, creo sinceramente que nos hemos «acomodado» y cerramos los ojos ante la posibilidad de ver, escuchar o jugar a productos audiovisuales que no estén en nuestro idioma. Por este motivo, quizá deberíamos abrir más la mente e intentar comprender otras culturas y otros idiomas más allá de la lengua con la que nos sentimos más cómodos. Me resulta encomiable encontrarme con personas que, sin saber inglés, quieren disfrutar de un juego sólo subtitulado para oír la interpretación de los actores originales, para aprender cosas nuevas o simplemente para poder experimentar el producto tal y como es.

Éste es un tema controvertido y hay muchas opiniones al respecto: ¿cuál es la vuestra?

1

One lovely blog award!

Estos meses el blog ha estado bastante triste porque entre unas cosas y otras nos ha sido muy difícil actualizar, ¡si es que a veces la vida no te dejar ni respirar! Pero volvemos con esta entrada que ha sido una sorpresa muy grata para nosotras. Nos hizo mucha ilusión descubrir un día al entrar en Twitter que Eva María Martínez de El arte de traducir nos había nominado para esta actividad. ¡Muchísimas gracias! Es una forma estupenda de conocer mejor a las personas que están detrás de esos blogs y además descubrir sitios nuevos, que nunca se sabe la cantidad de cosas interesantes que puedes encontrar por la red. Así que sin más dilación, pasamos a las preguntas.

¡Muchas gracias de nuevo, Eva María!

One_Lovely_Blog_Award

Las obligaciones que conlleva aceptar el premio son las siguientes:

→ Nombrar y agradecer el premio a  la persona/blog que te concede la nominación.

→ Responder a las 11 preguntas que te hace.

→ Conceder el premio a 11 blogs que te gusten, especialmente a blogs nuevos.

→ Hacer 11 nuevas preguntas a los premiados.

→ Informar del premio a cada uno de los blogs.

→ Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo.

Y aquí están nuestras respuestas a las preguntas que nos hizo Eva María:

1. ¿Hay algún idioma que te gustaría aprender, pero con el que no te atreves?

Marta: El chino. Estoy estudiando japonés y me encantaría ser capaz de aprovechar la pequeña ventaja que eso me concede, pero el asunto de los tonos debe de ser obra del diablo y no quiero saber nada de él.

Ana: Creo que el alemán, siento mucha curiosidad por este idioma, aunque también me da un poco de miedo porque tiene pinta de ser muy complicado. Aunque claro, después de estar tanto tiempo con japonés ya no debería darme miedo nada.

2. ¿Ha habido algún idioma que se te haya atragantado cuando en realidad pensabas que iba a ser un camino de rosas?

Marta: Pues, en realidad, dos, alemán y rumano, y por el mismo motivo: las declinaciones…

Ana: Claramente, el francés. En su momento, antes de empezar con ello, creía que sería un paseo por las nubes. Luego ya me metí de lleno y le cogí una manía tremenda. Aun a día de hoy sigo pensando que quizá, si le doy una segunda oportunidad, me reconcilie con él.

3. ¿Te consideras autodidacta a la hora de aprender a manejar programas de software para hacer más cómoda tu vida como traductor?

Marta: Para nada. Ana es la experta en estos asuntos y fue ella quien me enseñó a encender la PS3 en nuestro primer proyecto juntas porque yo pertenecía al club Xbox.

Ana: Sí, me encanta trastear con programas nuevos y descubrir cómo se usan y suelo prescindir bastante de los manuales y tutoriales (aunque muchas veces termino usándolos porque si no no habría manera de hacer ciertas cosa je, je, je).

4. ¿Has llegado a estar tan absorbido por el trabajo o los estudios que te has olvidado de tu vida social en algún momento?

Marta: Cuando pedí el traslado de Madrid a Alicante me convalidaron menos de la mitad de las asignaturas y me vi con 16 asignaturas (entre anuales y cuatrimestrales) el primer año y 14 el segundo, y con convocatorias en junio, septiembre y diciembre, además de parciales… La eterna estudiante en el sentido más literal, vamos.

Ana: No, creo que siempre he conseguido mantener un equilibrio entre mis estudios y mi vida personal. Nunca me ha gustado eso de encerrarme en casa durante días para preparar exámenes o trabajos porque sabía que iba a llegar un momento en el que mi cabeza no iba a poder más y tendría que salir a desconectar, por eso he preferido siempre organizarme de forma que me diese tiempo a todo, ¡y creo que resultó bastante bien!

5. ¿Eres de perros, de gatos o de animales enjaulados o en pecera?

Marta: De perros, aunque precisamente hoy me han dicho que parezco un gato, je, je.

Ana: Siempre me han gustado mucho los gatos aunque ahora estoy empezando a cogerle gusto a los perros también.

6. ¿Recuerdas algún proyecto con especial cariño (positivo o negativo)?

Ana: La traducción y subtitulación voluntaria de un documental (del que hablo en esta entrada). Nunca había hecho nada parecido y la verdad es que me resultó una experiencia muy divertida e instructiva.

7. ¿Recuerdas cuál fue tu primer encargo o cuáles fueron tus pinitos en el mundo de la traducción y la interpretación?

Marta: Empecé en el mundillo de la traducción audiovisual a través de un fansub. Fue una experiencia muy interesante y de la que aprendí mucho.

Ana: Mi primera experiencia de traducción fue durante el máster que realicé en 2010 y la verdad es que estaba un poco asustada sobre cómo me irían las cosas en el terreno. Lo que siempre me dio más pavor fue la traducción inversa, aunque al final fue en la que mejor notas obtuve xD Por lo demás, recuerdo que cada texto nuevo era una aventura y que disfruté mucho… A pesar de que algunas traducciones me volvían literalmente loca.

8. ¿Has conseguido superar alguna fobia en el terreno laboral? (Por ejemplo, pánico a hablar en público, a coger el teléfono a un cliente…).

Marta: Creo que para estas cosas soy bastante lanzada, aunque a veces meta la pata. Las fobias sociales quedaron atrás hace tiempo porque, como todos, no me las podía permitir😉.

Ana: Creo que durante las prácticas de traducción que realicé conseguí superar un poco ese miedo a coger el teléfono… Aunque todo sea dicho, seguro que para hablar con un cliente todavía me cuesta un poco.

9. ¿Cómo «digieres» las correcciones que te envían los clientes o que te devuelven los profesores de los textos que entregas?

Marta: La verdad es que depende mucho de quién me las envíe. Siempre hay algo de orgullo, pero cuando un profesor o algún entendido en materia me comenta algo, ¡intento tomar buena nota!

Ana: Siempre trato de tomármelas con filosofía y aprender de mis fallos, pero mentiría si dijera que no me afectan un poco… a todos nos gusta que valoren nuestro trabajo y que todo esté perfecto, ¡es cuestión de orgullo!

10. ¿Te ha caído alguna vez una bronca monumental por meter la pata con algún encargo?

Marta: Como de momento casi no he tenido encargos de traducción, no, aunque en otros sectores sí. ¡Todos semos humanos!

Ana: Todavía no he tenido casi ningún encargo de traducción, pero en otros trabajos que he tenido alguna vez me ha caído una buena bronca… pero de los errores se aprende y no hay mal que por bien no venga ja, ja, ja.

11. ¿Tienes pensado abrirte a otras especialidades en un futuro próximo o lejano?

Marta: Pues, como bien comenta Eva María, el que mucho abarca, poco aprieta, y creo que ya estoy intentando abarcar demasiado…

Ana: ¡Me encantaría! Disfruto mucho aprendiendo cosas nuevas… aunque la verdad es que tanto Eva María como Marta tienen razón, y es bueno ir cogiendo las cosas poco a poco a medida que se va pudiendo.

¡Pasamos a las nominaciones! Los blogs afortunados son *redoble de tambores*:

1. El blog de Beatriz Tirado.

2. La piedra translatofal de Sergio Núñez Cabrera.

3. Méteteme de Jordi Balcells Antón.

4. El jardín de la traducción de Noelia Barrionuevo González.

5. No olvides traducir de Inés María Campillo Pazos.

6. No disparen al traductor de Ana Fuentes.

7. Translate it and see de Sonia Torrente Larios.

8. El fin de la diversión de Javier Pérez Alarcón.

9. Traducinando de Herminia Páez Prado.

10. Entre dos lenguas de Fátima López Sevilla.

11. Traducción temeraria de Nadia García Díaz.

¡Y aquí os dejamos nuestras preguntas! Podéis responderlas tanto desde vuestra experiencia profesional como desde vuestra visión como estudiantes😉

1. ¿Qué te hizo decantarte por la traducción?

2. ¿Qué tiene que tener tu zona de trabajo para ser perfecta?

3. ¿Qué sitios en Internet sueles visitar con más frecuencia para informarte sobre temas de traducción?

4. ¿Qué amas y qué odias de tu profesión?

5. Si pudieras dedicarte a otra profesión, ¿cuál elegirías?

6. ¿Cómo se te ocurrió tu marca comercial/empresarial?

7. ¿Por qué decidiste escribir un blog sobre traducción?

8. ¿Wordpress o Blogspot? ¿Por qué? ¿Alguna otra preferencia?

9. ¿Por qué decidiste poner ese nombre a tu blog?

10. ¿Tienes alguna manía a la hora de traducir?

11. ¿De qué otro idioma te gustaría traducir? ¿Con cuál no trabajarías ni en broma?

¡Esperamos vuestras respuestas!

2

Traducción y subtitulación: «Manuel Chaves Nogales: El hombre que estaba allí»

Durante el pasado mes de marzo, mis compañeros del curso de Traducción audiovisual de Cálamo&Cran y yo tuvimos el placer de colaborar en la traducción y subtitulación del documental «Manuel Chaves Nogales: El hombre que estaba allí», de ASMA Films. ¡Y fue toda una experiencia! Nunca había realizado ningún proyecto parecido, así que aprendí muchísimo, tanto de lo bueno como de lo malo, sobre esta profesión.

El hombre que estaba allí es un documental en construcción producido por ASMA FILMS. Su protagonista es el periodista Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897 – Londres, 1944). Aportan sus testimonios Pilar Chaves Jones, María Isabel Cintas, Antonio Muñoz Molina, Andrés Trapiello y Jorge Martínez Reverte.
Fuente: http://elhombrequeestabaalli.wordpress.com/el-hombre-que-estaba-alli/

Proceso de traducción: El documental se iba a traducir también al francés, pero los alumnos que quisimos participar sólo nos ocupamos de la parte inglesa. Al recibir la transcripción del vídeo tratamos de dividir el texto entre nosotros de la mejor forma para agilizar la traducción ya que contábamos con un margen de tiempo muy ajustado. En cierto modo se agradecía que el documental no contase con un vocabulario muy especializado, pero aun así siempre aparecen algunos términos que hacen que surjan dudas: ¿lo dejo en español o lo traduzco al inglés?, ¿tendrá un equivalente comprensible?, ¿es realmente necesario incluir una explicación extra? Por suerte contábamos con el apoyo de nuestros profesores, con los que nos reunimos en el aula para comentar estas dudas y recibir instrucciones, además de los correos que nos mandábamos entre nosotros cuando las dudas surgían y necesitábamos una segunda opinión.

Aquí estamos en el aula de Calamo&Cran peleándonos con Virtual Sub Sync y la localización de subtítulos.

Aquí estamos en el aula de Calamo&Cran peleándonos con VisualSubSync y la localización de subtítulos.

Proceso de subtitulación: Ésta fue la parte que más me gustó pero también la que más quebraderos de cabeza me dio. ¡Con lo sencillo que parece hacer subtítulos y los problemas que dan! Utilizamos el programa VisualSubSync que nos permitía usar directamente el txt en el que habías realizado la traducción. A partir de ahí, utilizando la onda de sonido del vídeo, que se podía reproducir mientras trabajabas, nos dedicamos a localizar: señalábamos el principio y el final de una sección de la onda de sonido y la asociábamos al texto correspondiente. Pero claro, las frases debían retocarse para que tuviesen 38 caracteres o menos, contando además la puntuación. Eso a veces podía resultar un auténtico infierno ya que no siempre era sencillo quitar partes de la frase: ¿y si se pierde sentido?, ¿y si quito algo vital? y el siempre horrible «tengo 39 caracteres y lo único que puedo quitar es el punto». A veces era muy frustrante, pero al menos el programa te ayudaba indicándote cuándo un subtítulo iba muy rápido y cuándo era aceptable para la lectura. También tuvimos que tener en cuenta el formato de los subtítulos dependiendo de si lo que aparecía en pantalla era un inserto o si hablaba el narrador o una persona estaba siendo entrevistada. Al final, a pesar de todos los contratiempos, no podías evitar cierta satisfacción al ver vídeo con los subtítulos que tú misma habías hecho.

Para que veáis un ejemplo de nuestro trabajo, aquí os dejo el tráiler del documental en inglés:

Fuente: http://vimeo.com/asmafilms.

Finalmente, el pasado 25 de julio fue la presentación del documental en las oficinas de Cálamo. Tenéis un resumen del evento en esta entrada del blog de Cálamo&Cran.

Luis Torrente (ASMA Films) con Celia y Antonio Martín (Cálamo&Cran)
Fuente: http://elhormiguerodecalamoycran.wordpress.com

Mi valoración personal de todo el proceso tiene partes positivas y negativas. Lo mejor fue el poder trastear con el programa de subtitulado y aprender de primera mano el proceso en un caso real y cómo se lleva a cabo el subtitulado a partir de una traducción que tú misma has hecho. Quizá lo peor fue el tiempo, tan ajustado que apenas podíamos reconsiderar lo que habíamos hecho en la traducción o en los subtítulos, y cierta desorganización entre alumnos, profesores y clientes. A pesar de ello, de todo se aprende, y creo que incluso con los aspectos menos alegres ha sido una experiencia enriquecedora que me gustaría repetir pronto.

¡Un saludo y gracias por leer!🙂

6

Una de idiomas: el japonés

Siempre me han fascinado los idiomas. Soñaba con la posibilidad de aprender cientos de ellos y nunca he perdido la ocasión de apuntarme a cursos y academias. Por desgracia, entre unas cosas y otras no he podido seguir mi formación en francés; idioma con el que, por otra parte, siempre he tenido una relación de amor-odio. Pero al menos, no he perdido ocasión de seguir hacia adelante con mi idioma soñado: el japonés. Este es el plan B detrás de esta entrada: el poder hablaros sobre lo maravilloso que es y conseguir que os pique el gusanillo nipón, ¡es un idioma alucinante!

Según el Manual de lengua japonesa, de Kayoko Takagi, el japonés: «es una lengua aglutinante, es decir, que las palabras se forman con sufijos y prefijos que se añaden a la raíz.». Además, al contrario que en el caso del español, que es una lengua SVO (sujeto-verbo-objeto), el japonés es una lengua SOV (sujeto-objeto-verbo), en la que el verbo se sitúa siempre al final de la oración y es a este verbo al que se le añaden los sufijos con valores como el de pasado o imperativo:

きのう わたしは りんご を たべました。
Kinou  watashi wa  ringo  o  tabemashita
*Ayer yo manzanas comí

La lengua japonesa tiene tres sistemas de escritura:

El hiragana, formado por 46 signos. Es el silabario más utilizado →  ひらがな

El katakana. También con 46 signos pero, en este caso, se suele utilizar para extranjerismos o nombres técnicos (entre otras cosas) → カタカナ

Los kanjis. Se utilizan combinados con el hiragana → 花火

Desde hace unos años, el japonés es un idioma en alza. Ya sea con el boom del manga, con series como Dragon Ball o Naruto, como con los videojuegos, que vienen en gran parte del país del sol naciente; y también con el cine de culto, la animación japonesa (con Estudio Ghibli como un gran exponente de ella), y la literatura, con Haruki Murakami como ejemplo más reciente, el japonés es un idioma muy solicitado y una gran salida profesional para aquellos que queremos dedicarnos a la traducción.

¿Os ha picado la curiosidad? Entonces es un buen momento para empezar a estudiarlo. O a lo mejor ya lo estudiábais, pero queréis seguir mejorando vuestras habilidades lingüísticas. En ese caso, me gustaría compartir con vosotros una lista de recursos que hemos confeccionado la dos autoras de este blog y que os puede venir muy bien:

Páginas web:

  • https://www.erin.ne.jp/es/ → Esta página es sencilla y divertida y está totalmente en español. Está llena de vídeos con las diferentes lecciones y tiene ejercicios de todos los niveles. Es un buen lugar para empezar o para perfeccionar lo que ya hayas aprendido.
  • http://www.nhk.or.jp/lesson/english/index.html → Una página para principiantes: Si eres una persona con una gran memoria auditiva y estás empezando con el japo, puede que la página de NHK te sea útil. Lo que no me gusta de los podcasts es que omiten mucha información y no suelen explicar las cosas frase por frase ni de dónde viene cada elemento:
  • http://www.japanesepod101.com/ → Página de pago. Es muy parecido a NHK, aunque con infinidad de niveles (etiquetados como beginner, lower-intermediate, intermediate, upper-intermediate, advanced, etc.) y no solo para principiantes. Los podcasts suelen tratar temas interesantes y/o divertidos, y puedes descargarte .pdf con las transcripciones de los diálogos, el vocabulario y la escritura de los kanji estudiados en la unidad. No obstante, peca de lo mismo: Muchas veces no explican de dónde vienen según qué cosas, así que siempre se pierde algo de información/no se aprende todo lo que se podría. Suelen hacer ofertas interesantes para suscripciones anuales y similares.

Diccionarios:

  • http://www.jisho.org/ → Me gusta mucho este diccionario por lo accesible y rápido que es; puede sacarte de un apuro en cualquier momento. Además, te muestra diferentes posibilidades y el kanji de la palabra que estés buscando, además de su definición, para ayudarte a encontrar lo que estás buscando. También tiene buscador de términos más especializados.
  • http://www.saiga-jp.com/ → Diccionario online de kanjis en inglés. Bastante completo, tiene diferentes modos de búsqueda y los resultados son bastante descriptivos.
  • http://www.csse.monash.edu.au/~jwb/cgi-bin/wwwjdic.cgi?1C → El mejor para mí hasta la fecha, aunque complicado de usar, es el diccionario de japonés-inglés de Jim Breen. Cuando controlas un poquito y empiezas a entender que muchos aspectos del japonés son culturales y las acepciones son más figuradas que otra cosa, es momento de usar este diccionario. La dirección de búsqueda es japonés > inglés/otros idiomas que no he probado. Aunque tenga una opción inglés > japonés, las entradas siempre van a tener como idioma original el japonés; es decir, que si buscas “Hello”, te va a devolver todas las entradas en japonés que contengan la palabra “hello” en su explicación y nunca te dará una entrada “Hello” como tal.

Libros:

  • Minna no Nihongo → Creo que es posible que este libro sea el más conocido de todos los que hay en el momento. Tiene diferentes niveles (básico, intermedio y avanzado), es divertido y viene con cantidad de ejercicios, audios, redacciones y demás para aprender gramática y afianzar esos conocimientos mediante la práctica. Se pueden comprar en España, de hecho creo que tienen la mayoría en la página de la Casa del Libro.

Manga:

  • Japonés en viñetas → Un clásico. La forma más divertida de aprender japonés por nuestra cuenta utilizando el manga para explicar la gramática. Consta de cuatro libros, dos niveles, cada uno con un libro de texto y un libro de ejercicios, fue publicado por Norma Editorial y ya van por la 8ª edición, así que imaginaos el éxito que ha tenido. Existe una versión en catalán del primer nivel.
  • Kanji en viñetas → Lo mismo, pero con kanjis. También fue publicado por Norma Editorial, consta de tres libros e, igual que el anterior, es bastante asequible económicamente. Una muy buena forma de aprender japonés desde casa.
  • Japonés para gente manga → También una buena forma de aprender japonés de forma autodidacta utilizando el manga a modo de ejemplos gramaticales y entretenernos en el camino. También de Normal Editorial, consta de cuatro libros, y es muy asequible, por lo que habría que tenerlos en cuenta si estáis pensando en familiarizaros con la lengua por vuestra cuenta.

Flashcards:
Parecen la panacea a la hora de estudiar japonés. A mí no me gustan nada pero me he tenido que acostumbrar, porque muchos materiales vienen así.

  • https://ankiweb.net/ → Para esto tenemos Anki y lo bueno es que se puede descargar en el móvil (por una pasta, eso sí) y llevar los materiales contigo.
  • http://www.tanos.co.uk/jlpt/jlpt5/ → No la llegué a investigar al 100%, pero tenía muy, muy buena pinta; parece muy completa y cuelga los materiales en varios formatos, Anki incluido. Si se quiere estudiar de cara a los Noken, recomendaría esta página como la primera opción.

Cursos:

  • Hay infinidad de academias donde puedes acudir e inscribirte en un curso de japonés. Sitios como la Escuela Oficial de Idiomas o el CSIM de la Complutense ofrecen una amplia oferta en este sentido, con diferentes niveles, sobre todo en el EOI, donde tienen hasta Avanzado III. Pero son cursos caros y este idioma no está disponible en todas las ciudades.

Títulos oficiales:

  • Noken → Son los exámenes oficiales de lengua japonesa (Japanese Language Proficiency Test, JLPT). Consta de cinco niveles (N5, N4, N3, N2 y N1), siendo el 5 el más bajo y el 1 el mayor. Son estos títulos los que cuentan a nivel mundial para demostrar tu nivel de japonés. En España, estos exámenes tienen lugar en Barcelona, en Madrid y en Santiago de Compostela: http://www.jlpt.es/Inicio.sca?id=1
  • Kanken → Y este es el examen oficial de kanjis. Tienen 10 niveles (con dos niveles intermedios intercalados), siendo el 1 el más alto. No están tan reconocidos como el Noken, pero si te gusta tener títulos que demuestren tus conocimientos, es una buena idea presentarse. En España os podéis presentar a estos exámenes en Madrid, Barcelona y Sevilla: http://es.wikipedia.org/wiki/Kanji_kentei_shiken

Aplicaciones para el móvil:

  • Si queréis más, en estos dos blogs se habla de algunas apps bastante interesantes:

http://japaneseinput.wordpress.com/2012/04/04/teclado-japones-android-simeji/
http://academiajaponia.blogspot.com.es/2013/04/japones-para-tu-android.html

Estancia en Japón:

  • ¿Queréis ir a Japón para perfeccionar vuestro aprendizaje? Hay bastantes becas a las que podéis optar para ello. En esta entrada viene una lista muy completa de las que hay y de lo que tenéis que hacer para conseguirlas: http://flapyinjapan.com/2008/06/17/becas-para-ir-a-japon/
  • También hay diferentes cursos de verano que organizan academias desde España. Uno de ellos es el que organiza la academia Japonia, que te permite estudiar en varias escuelas de Japón desde tres meses hasta dos años: http://academiajaponia.com/japon/

Iremos actualizando esta lista poco a poco a medida que vayamos encontrando cosas nuevas e interesantes.

¿Y vosotros? ¿Os interesaría aprender este idioma? ¿Qué otros recursos interesantes conocéis? No dudéis en compartir vuestras ideas en los comentarios.

¡Hasta la próxima!